Cirugía Plástica y Reparadora.

Share

ELENA 1 B copia 2

Dra. Elena García del Pozo

Cirujana Plástica en Sanatorio Covadonga.

Soy natural de un pueblo de León que se llama Santa María del Páramo, en el que he vivido durante mi infancia y adolescencia. En 2001 me trasladé a Oviedo para estudiar Medicina y posteriormente preparar el examen MIR, en el que me presenté en 2008. Escogí la especialidad de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), que terminé en mayo de 2013. Tras acabar mi formación, trabajé como médico adjunto del Servicio de Cirugía Plástica en el HUCA durante unos meses, tras ese periodo he estado trabajando en el Complejo Asistencial Universitario de León durante 2 años, y recientemente he vuelto a incorporarme al Servicio de Cirugía Plástica del HUCA en Oviedo. Soy miembro de la Sociedad Española de Cirugía Plástica (SECPRE), de la Sociedad de Cirujanos Plásticos de Asturias, Cantabria y Castilla y León (SOCIPER), y de la European Wrist Arthroscopy Society (EWAS).

yogaDesde siempre me ha gustado mucho leer, y es algo que intento hacer siempre que puedo aunque sólo sea media hora antes de dormir. También me gusta practicar deporte, he practicado baloncesto y natación, y aunque intento seguir nadando, en este momento lo que más hago es caminar todo lo que puedo y practico yoga, que me sirve para estirar y fortalecer los músculos y me ayuda a relajarme en mi vida diaria. Otra de mis grandes aficiones es la cocina, en la que me gusta innovar y probar platos y especias de otras culturas,  últimamente estoy practicando mucho con la cocina tailandesa.  Me encanta viajar y conocer otros países, idiomas y culturas, y como no, también relajarme y descansar en la playa, cuanto más desiertas y escondidas mejor.

¿Por qué te decidiste por esta especialidad?

Desde pequeña he tenido claro que quería dedicarme a la Medicina, de hecho no recuerdo haber querido ser nunca otra cosa. En cambio la elección de la especialidad es algo que no decidí probablemente hasta el último curso de carrera. Mientras estudiaba, y fundamentalmente en los últimos cursos, me fui decantando por especialidades quirúrgicas, y sobre todo aquellas que estaban relacionadas con la traumatología. Al final, y el número de plaza del examen MIR me lo permitió, me decanté por la Cirugía Plástica que es una especialidad muy amplia y muy variada, y que sobre todo me permite mejorar en muchas ocasiones la calidad de vida de los pacientes, y es una decisión de la que estoy muy contenta, ya que cuanta más experiencia tengo en la especialidad más me gusta.

«La cirugía plástica me permite mejorar la calidad de vida de los pacientes»

¿Qué crees que entiende la población por cirugía plástica?

Mucha gente equipara la toda la especialidad de Cirugía Plástica a Cirugía Estética, y aunque la Cirugía Estética es una parte importante de ella, abarca muchos más aspectos (hay que recordar que el título oficial es Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva). La parte más importante de la especialidad es la Cirugía Reconstructiva, que se encarga de devolver la función, la estructura o la apariencia a distintas partes del cuerpo tras traumatismos, tratamiento de tumores, u otras enfermedades que puedan ocurrir. Además, es la especialidad que se encarga del tratamiento de las quemaduras y de los problemas y enfermedades de la cicatrización. En muchos casos, también se encarga de las lesiones y enfermedades de la mano y de la muñeca y de las lesiones de los nervios periféricos, ámbito que se comparte con la Traumatología. La Cirugía Estética, que comparte muchas técnicas con las otras partes de la especialidad, es la encargada de mejorar la apariencia del cuerpo y la cara.

« La Cirugía Reconstructiva, que se encarga de devolver la función, la estructura o la apariencia a distintas partes del cuerpo tras traumatismos, tratamiento de tumores, u otras enfermedades que puedan ocurrir»

¿Quién accede a realizar una cirugía reparadora?

A realizar una cirugía reconstructiva accede cualquier persona que tenga alterada la función o la apariencia en alguna parte del cuerpo. La reconstrucción de la función pasa muchas veces por restaurar las estructuras anatómicas que se han lesionado (en un traumatismo o al quitar un tumor), como por ejemplo en casos de lesiones nerviosas que impiden el movimiento de extremidades o de la cara  y que pueden ser reparadas directamente o aportando injertos de otros nervios, y en otros casos en los que ya no es posible esto, las técnicas están encaminadas a reconstruir esa función utilizando otros músculos que sustituyan a los que ya no funcionan.

También permite en casos de malformaciones reconstruir la parte del cuerpo afectada. Hay otros casos en los que no es posible reconstruir la función, como por ejemplo en las reconstrucciones mamarias tras la mastectomía por un cáncer, ya que esos tejidos son únicos en el cuerpo, pero sí que podemos restaurar la apariencia del cuerpo haciendo que los pacientes no tengan que llevar prótesis externas, que en muchos casos empeoran mucho la calidad de vida de los pacientes.

¿Es la cirugía puramente estética una especialidad en alza hoy en día?

Es evidente que la imagen tiene una gran importancia en la actualidad y las ganas de mejorar el físico hacen que muchas personas se decanten por someterse a cirugía, aunque  ya hace muchos años que hay esta tendencia. Lo que sí que creo que ha cambiado es lo que buscan los pacientes en la cirugía estética y por tanto también las técnicas que se utilizan hoy en día. En los años 80 o 90 eran más evidentes los cambios que la cirugía realizaba (grandes aumentos mamarios o rinoplastias muy evidentes, como por ejemplo), mientras que en la actualidad se busca más que los defectos no llamen la atención y simplemente pasen más desapercibidos, y también yo creo que los pacientes buscan cirugías más pequeñas con las que mejorar. Esto tiene sin duda un gran beneficio, que es que el cuerpo sufre menos y tiene una evolución más natural, pero hay casos en los que por no hacer una cirugía más importante se recurren a métodos que pueden no ser lo suficientemente eficaces y se acaba abusando de ellos (como bien conocemos de algunos casos de rellenos faciales para paliar los efectos del envejecimiento).

«En los 80 y 90 se buscaban cambios muy evidentes con grandes aumentos mamarios y rinoplástias muy drásticas, hoy en día se busca más que el defecto pase desapercibido a través de cirugías menos invasivas»

¿Cuáles son los límites en la cirugía estética?

Es evidente que cuando nos sometemos a una cirugía estética se corren ciertos riesgos para la salud, y esto hay que tenerlo muy en cuenta cuando el estado basal del paciente no es bueno (bien sea por una edad muy avanzada o por tener enfermedades que hagan que nuestras probabilidades de sufrir complicaciones por la anestesia y por la cirugía aumenten), ya que estas cirugías son lo que llamamos electivas, es decir que no son necesarias para mantener la función o la vida de un paciente. Salvando los aspectos médicos, probablemente para mí como profesional lo que más limite el someter a un paciente a una cirugía estética son que las expectativas que tenga el paciente no se correspondan con los resultados que se pueden obtener. Es importante que el paciente sea consciente de cuál es el problema físico que quiere solucionar y que entienda cuál es la solución al mismo y hasta dónde puede llegar ésta para no sufrir una decepción. También hay que tener claro que la cirugía estética no es la solución para problemas psicológicos o psiquiátricos, ya que mejorando un defecto físico no tienen por qué solucionarse problemas depresivos o de falta de autoestima, y en ocasiones, además, se buscan nuevos “defectos” que seguir corrigiendo y se acaba creando una dependencia a la cirugía que no va a aumentar nuestra felicidad. Otra cuestión que hay que plantearse es si el paciente busca un resultado muy exagerado, ya que en muchas ocasiones esto puede suponer un perjuicio más importante para el organismo que el beneficio que se busca.

«El paciente debe conocer hasta donde puede llegar con la cirugía estética para así no sufrir una decepción»

«La cirugía estética no es la solución para problemas psicológicos o psiquiátricos»

¿Qué consejo le darías a alguien que está pensando en pasar por quirófano para realizarse una cirugía?

Lo primero de todo, tiene que estar convencido y seguro de que es un cambio que quiere realizarse en su cuerpo y de lo que ese cambio va a suponer (que en la mayoría de las ocasiones sólo va a ser un cambio estético en el cuerpo, no en su vida). En segundo lugar (y esto se puede aplicar a cualquier tipo de cirugía no sólo estética), es conveniente informarse de que posibilidades se tienen para realizar esa cirugía y que técnicas se pueden aplicar en su caso y ventajas e inconvenientes de cada una de ellas y cuál es el tratamiento óptimo para el paciente y de las posibles complicaciones que puedan surgir y los riesgos que se asumen. Para esto es importante buscar un médico que esté capacitado legalmente para realizar la intervención que necesitamos, y para asumir y solucionar posibles complicaciones que puedan surgir. Se puede recurrir a los colegios de médicos o a las sociedades científicas de las especialidades para que nos recomienden alguno de los profesionales que estén preparados y cualificados (todos los profesionales de una especialidad deben estar colegiados como tales en el Colegio de Médicos correspondiente, en cambio el que pertenezcan a una sociedad científica no es obligatorio aunque sí que suelen acreditar que se posee el título de la especialidad correspondiente). También es necesario asegurarse de que el lugar donde se va a realizar la intervención es adecuado y cumple con todos los requisitos exigidos por Sanidad y que el resto de los profesionales que van a intervenir están capacitados para ello. Por último creo que es necesario que el profesional que les vaya a realizar la intervención sea un profesional en el que confíen, para que las dudas y  miedos que puedan surgir en el proceso sean resueltos con satisfacción.

«Convencimiento, información de los pros y contras, profesionales colegiados, quirófano y equipo seguros y CONFIANZA en el profesional» Las claves para plantearse una cirugía estética.

En resumen, creo que la especialidad de Cirugía Plástica es probablemente una de las especialidades más amplias y variadas que existen en la cirugía, ya que te permite operar cualquier parte del cuerpo. Supone un reto continuo como profesional, y lo más agradecido para mí de todo es que busca, además de curar, mejorar la calidad de vida de muchos pacientes.

 

Dra. Elena García del Pozo

Cita web disponible con Elena García del Pozo Lunes de 16.30 a 18.30h (pincha aquí)

Share

Un pensamiento en “Cirugía Plástica y Reparadora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *