Semana mundial de la Inmunización: “Las vacunas funcionan”.

Share

 Durante esta semana se celebra la Semana Mundial de la Inmunización. En 2017 el tema sobre el que está centrada es: “Las vacunas funcionan”.

Según la OMS: “La inmunización salva millones de vidas y en todo el mundo se la reconoce ampliamente como una de las intervenciones de salud más costoeficaces y que da mejores resultados. No obstante, a día de hoy sigue habiendo en el mundo 19,4 millones de niños sin vacunar o insuficientemente vacunados.”

Nuestra especialista en enfermedades infecciosas, la Dra. Ana Isabel Rueda nos habla sobre  que es la vacunación y su importancia.

Dra. Ana Isabel Rueda Benito

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué es en sí una vacuna?

Las vacunas son un método de “enseñar” a nuestro sistema inmune a defenderse de microorganismos patógenos.

¿Cómo se utilizan?

Hay diferentes formas de hacerlo:

  1. Introduciendo en el organismo microorganismos vivos tratados previamente para que sean incapaces de producir la enfermedad.
  2. Introducir fragmentos de microorganismos que por sí mismos estimulen el sistema inmune.

Utilizar uno u otro método depende de cuestiones técnicas relacionadas con la capacidad de estimulación del sistema inmune del microorganismo en cuestión.

¿Por qué es tan importante su uso?

A lo largo de la historia, desde el descubrimiento de la primera vacuna se ha demostrado la eficacia de este método para solucionar graves problemas de salud pública. La primera vacuna fue inventada a mediados del siglo XVIII por el Dr. Jenner y se trató de la vacuna de la viruela. En 1977 se declaró la viruela erradicada en todo el mundo, gracias a las campañas de vacunación masiva. En este momento, enfermedades como la poliomielitis y el sarampión están en vías de erradicación.

Prevenir una enfermedad siempre es mejor que esperar a su desarrollo. La creencia popular de que algunas enfermedades son totalmente benignas y “es mejor pasarlas” es absolutamente falsa. Todas las enfermedades infecciosas son potencialmente peligrosas, pueden tener secuelas y graves complicaciones. Con las vacunas prevenimos las complicaciones graves a corto y a largo plazo y padecer secuelas permanentes como puede ser el caso de la poliomielitis o el sarampión.

Las últimas tendencias anti vacunación que se están poniendo de moda no tienen ninguna base científica y echan por tierra toda la labor de protección de la población en la que se lleva trabajando desde hace dos siglos.

En tu opinión, ¿Cuál es el nivel de sensibilización que hay hoy en día sobre las vacunas?

Me encuentro a diario con pacientes que me consultan sobre la conveniencia de vacunarse, porque otro médico o enfermera le han despertado dudas al respecto. Me da la sensación, por las dudas que me plantean, de que, efectivamente, es necesaria más información sobre el tema para los sanitarios.

Creo que a este respecto es muy importante la actitud y la responsabilidad del personal sanitario porque de nosotros depende sensibilizar a la población en este aspecto. Debemos concienciar de que una actuación preventiva como es la vacuna, con escasos efectos secundarios y con sobrada eficacia demostrada salva vidas directamente y ayuda a salvarlas indirectamente.  Quizás sea necesaria una campaña de formación especializada para el personal sanitario no directamente relacionado con este tema.

 

 

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *