FISIOTERAPIA DEL SUELO PÉLVICO

Share

¿QUÉ ES LA FISIOTERAPIA DEL SUELO PÉLVICO?

Es una especialidad de la fisioterapia que está orientada a tratar y evaluar cualquier trastorno pelvi-perineal, que puede aparecer en la mujer en el post parto o en la menopausia y en el hombre tras una cirugía de próstata. También nos puede ayudar en trastornos sexuales y de manera preventiva en mujeres que no han dado a luz o que realizan deportes de alto impacto (levantamiento de pesas, atletismo, saltos…).

ENTONCES, ¿QUÉ PATOLOGÍAS TRATA LA FISIOTERAPIA DEL SUELO PÉLVICO?

Incontinencia urinaria: incontinencia de urgencia (urgencia repentina de ganas de orinar), incontinencia de esfuerzo (pérdidas de orina al realizar un esfuerzo como puede ser mover un objeto, levantarse de una silla o toser), incontinencia urinaria mixta (combinación de las anteriores) e incontinencia por rebosamiento (pérdida involuntaria que se presenta en pacientes que no tienen deseo alguno de ir al baño).

Incontinencia fecal o de gases.

Prolapso: descenso de uno o más órganos de la cavidad pélvica hacia el exterior.

Disfunciones sexuales: dolor pélvico, dispareunia (dolor durante las relaciones sexuales), vaginismo (contracción permanente de los músculos vaginales haciendo imposible la penetración).

A veces nos encontramos con una combinación de estas patologías, de ahí la importancia de una buena valoración por parte del ginecólogo y después del fisioterapeuta.

¿CÓMO ES LA PRIMERA CONSULTA DE FISIOTERAPIA DEL SUELO PÉLVICO?

Cuando nuestros pacientes acuden a consulta, normalmente vienen derivados del ginecólogo, urólogo o médico de familia.

La primera consulta de fisioterapia de suelo pélvico está dividida en dos partes:

En primer lugar, nos informamos del motivo por el que acude el paciente, para después rellenar la historia clínica y ahondar en los factores que han podido influir negativamente en el buen funcionamiento del suelo pélvico. En esta anamnesis preguntaremos al paciente hábitos de vida, enfermedades o medicamentos, cirugías, partos, hábitos miccionales y de defecación.

En segundo lugar, pasaremos a la exploración física, aquí realizaremos una valoración global de la estática del paciente y especifica del suelo pélvico. En la valoración específica, analizaremos visualmente el estado del suelo pélvico, para después pasar a la exploración intracavitaria en la que podremos valorar el tono, la fuerza y la resistencia de la musculatura del suelo pélvico, así como la posición de los órganos pélvicos.

Tras esta exploración ya podremos plantear al paciente el tratamiento a seguir si fuera necesario.

Siempre le daremos al paciente un consentimiento informado que nos debe de firmar, donde se explican las técnicas y los riesgos que pueden ocurrir durante el tratamiento.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *