#Somos_Calidad

Calidad ISO 9001:2015

¿Qué es la ISO?

La ISO 9001 es una norma internacional que se aplica a los sistemas de gestión de calidad (SGC) y que se centra en todos los elementos de administración de calidad con los que una empresa debe contar para tener un sistema efectivo que le permita administrar y mejorar la calidad de sus productos o servicios.

La sanidad no está exenta de asumir este tipo de gestión, ya que algo tan importante como la excelencia en el cuidado a sus pacientes y la seguridad con la que se les cuida son el valor añadido de una organización sanitaria.

¿Qué diferencia cualitativa tiene una organización que dispone de un certificado de calidad y una que no lo tiene?

lapiz

Ambas organizaciones pueden trabajar exactamente igual, o no…, pero lo que si se sabe con certeza, es que, a diferencia de otros sistemas de calidad, la ISO obliga para su certificación a que un evaluador externo, un auditor, acuda al centro para validar que todos los procesos se estén realizado conforme a esta norma de calidad. Es decir, que la organización que se decanta por adquirir el compromiso de calidad ISO 9001, se presta voluntaria a que lo “examinen”.

 

Esto, llevado al terreno del día a día, y como un ejemplo cotidiano, equivale a comer en un restaurante en cuya puerta luce un certificado que indica que tiene todos los controles de calidad al día como cocinas en perfecto estado de revisión, personal adecuadamente formado en la manipulación de alimentos, controles de limpieza, controles de caducidades de los alimentos, medioambientales, nutricionales…. o bien comer en casa de un desconocido.

Quizá en ambos casos la calidad de la comida y el servicio sean excelentes, pero solo en uno de ellos ya tenemos esa certeza antes de entrar.

¿Y por qué el bloque quirúrgico?

¿Cómo podemos exigir que una pieza de nuestro coche tenga todos los controles de fábrica adecuados para nuestra seguridad y no exigir lo cirujano-2mismo para un proceso tan importante como una intervención quirúrgica?

Esa pregunta fue la que se realizó la gerencia del centro hace ya unos tres años, y desde entonces se han ido dando pasos poco a poco, hasta que en este último año se ha dado el empujón final culminando en la auditoría que tuvo lugar en octubre y que confirmó que efectivamente nuestro centro estaba acreditado en calidad de acuerdo a esta norma.

El centro Sanatorio Nuestra Señora de Covadonga ha decidido comenzar por el bloque quirúrgico por considerar que es uno de los
puntos críticos de un centro sanitario, por su complejidad y conexión con el resto de servicios y por que en él confluyen varios procesos que se desarrollan también en otras unidades (hospitalización, farmacia, admisiones, administración…) a la hora de cuidar a sus pacientes. Así de este modo se puede extender la cultura de calidad en todo el hospital partiendo de este servicio, que podría considerarse como el corazón de un centro sanitario.

Qué nos aporta la ISO.

La norma ISO 9001 ha sufrido varias modificaciones a lo largo de su historia, la última ha sido del 23 de septiembre de 2015, y aunque la de 2008 aún tiene período de vigencia (hasta 2018 para quienes tienen la de 2008), decidimos decantarnos por certificarnos según la última actualización.

caridadLa nueva ISO 9001 2015 trae cambios muy importantes, aunque el más destacado es la incorporación de la gestión del riesgo o el enfoque basado en riesgos en los Sistemas de Gestión de la Calidad. Es habitual que en las organizaciones se tengan en cuenta los posibles riesgos de los procesos que llevan a cabo, pero es ahora, con esta actualización de la norma, que se hace obligatorio para obtener la certificación demostrar que se tiene un sistema adecuado de gestión del riesgo.

Este tipo de enfoque es especialmente interesante en organizaciones sanitarias, ya que obliga a evaluar los procesos desde el punto de vista de los riesgos que pueden provocar y a implantar medidas necesarias para aportar seguridad al paciente.

Por poner un ejemplo sencillo, en cualquier proceso quirúrgico puede emplearse medicación que necesita estar refrigerada, un riesgo potencial es que dicha nevera se quede sin suministro eléctrico. La evaluación de riesgos previa, identifica esa posibilidad y pone en marcha el mecanismo de seguridad: designar al responsable, (farmacéutico), la acción a ejecutar, (colocación de sensores de temperatura continuos con alarmas maximas y mínimas) y protocolo de rotura de cadena de frío, en caso de que se interrumpa el suministro. Con esto no evitas el riesgo de un corte de electricidad en la nevera (por ej que se desenchufe por error), pero sí minimizas las consecuencias que pudiera suponer. Eso es lo que llamamos enfoque basado en riesgos.

«La razón de ser de la calidad en sanidad es orientarse siempre al usuario, aumentar la Seguridad de pacientes»

Esta norma también exige que la calidad esté presente en todos los niveles. Para que la implementación del sistema penetre en todos los estratos de la organización, es muy importante la opinión del destinatario final de la calidad, el paciente, y la colaboración de cada uno de los trabajadores del centro. Por eso, no es un conjunto de normas que se imponen y acatan sin mas, sino que todos los procedimientos han pasado por manos de los profesionales que van a emplearlos posteriormente: enfermeros, médicos, TCAE, administrativos, farmacéutico, gestores… todos en parte han colaborado y contribuido con sus opiniones y puntos de vista, siendo siempre la visión más importante la del usuario.hombres-amigos-abrazados-uno-al-lado-del-otro

La mejora continua es otro de los grandes alicientes de tener implantado un sistema de calidad, ¿de qué nos sirve tener un conjunto de procedimientos y protocolos si luego no re-evaluamos cada cierto tiempo su implantación? ¿Cómo estamos haciendo las cosas? ¿Podemos mejorarlas?

Las encuestas de satisfacción de los usuarios, las encuestas de satisfacción del personal, nuestra batería de indicadores de calidad, el registro de incidencias… son elementos que nos sirven para monitorizar en todo momento cómo estamos desarrollando nuestra actividad y por tanto nos dan ventaja a la hora de reconducir algún proceso, evolucionarlo y mejorar.

Para el personal el sistema de calidad aporta sobre todo seguridad, ya que cada uno de los procesos que ejecuta en su práctica diaria está respaldado por un documento avalado por el centro, documento (procedimiento, protocolo, instrucción…) que se ha realizado basado en la evidencia y que se ha trabajado con los profesionales que lo llevan a la práctica. Saben que trabajan según las normas y eso aporta seguridad también en las acciones que realizan.

¿Porqué es un hito en la sanidad Asturiana?

El Sanatorio Covadonga es el primer hospital asturiano que logra certificar el bloque quirúrgico en ISO 9001:2015, tanto de los hospitales privados como públicos.

medico-1En la sanidad asturiana existen ejemplos de hospitales con certificados en calidad según la norma ISO en alguna de sus unidades (Farmacia, cocina, laboratorio de análisis clínico…) o como en el caso del Valle del Nalón, certificados con normas globales como la Joint Commission (norma de marcado carácter estadounidense de donde es originaria), sin embargo el bloque quirúrgico hasta ahora se resistía a estar certificado de forma específica en calidad. Por eso lograr que un servicio tan complejo como el bloque quirúrgico (esterilización y quirófano) y con tantas interacciones con otras unidades, haya logrado superar esta certificación es motivo de orgullo para un hospital como nosotros.
Unido a esto también destacar que en Asturias somos el primer hospital que obtiene la acreditación de Sanidad Excelente (SEP) a través del cual se nos reconocen la excelencia empresarial, la calidad asistencial de nuestra organización y el compromiso por ofrecer una atención de primer nivel a nuestros pacientes.

 Un año de eventos pioneros

Durante este año hemos ido dando pasos hacia la calidad e innovación. El Sanatorio Nuestra Señora de Covadonga es el prinnovasturasimer hospital Asturiano en formar parte del club asturiano de innovación, punto de encuentro de diferentes empresas asturianas de variados perfiles, donde intentaremos aportar la visión sanitaria en el mundo de la innovación empresarial. Las colaboraciones entre empresas tecnológicas y sanitarias facilitan que la innovación se oriente hacia el usuario y se adapte a sus necesidades, por lo que nos sentimos orgullosos de poder contribuir con nuestras aportaciones.

Del mismo modo el pasado 24 de Noviembre, día mundial de la calidad, fuimos galardonados con el diploma de nuevos socios del
club asturiano de calidad,
una entidad sin ánimo de lucro que lleva más de 20 años en nuestra comunidad aglutinando a organizaciones ubicadas en Asturias que tienen implantado y certificado un sistema de gestión.club-asturiano-de-calidad

En el club somos, junto con el Hospital de Jove, y las áreas I y III del SESPA, cuatro los centros hospitalarios que formamos parte de él.

También en próximas fechas podemos adelantar que iniciaremos dos proyectos de intercambio de experiencias relacionadas con calidad, con sendos hospitales de la red pública que han solicitado colaboración en esta materia desde La Rioja y Baleares.

Mónica L. Ventoso

Responsable de Calidad e Innovación

info_calidad_iso

Infectólogo, ese gran desconocido.

El camino del infectólogo en la consulta de enfermedades infecciones se inició hace 35 años con la fundación de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) por especialistas en microbiología y en medicina interna que asumieron la atención de decenas de miles de jóvenes con infecciones graves, secundarias a la plaga de la heroína intravenosa que en los años setenta y ochenta asoló nuestro país, y a varones homosexuales que en aquellos tiempos parecían ser diana de una nueva enfermedad: el SIDA.

Esto lo hicieron cuando ambos grupos de pacientes sufrían el rechazo y la estigmatización por una parte de la sociedad y del propio sistema sanitario.dscn0168

Desde entonces microbiólogos e infectólogos centran su trabajo en aspectos de la Medicina como el control de la infección hospitalaria, la mejora del uso de los antibióticos, las infecciones en pacientes especiales, como los pacientes con trasplantes; y las sucesivas crisis de salud pública como las epidemias de gripe, de meningitis, el SARS, la hepatitis C, el Ébola y ahora del virus Zika.

«El infectólogo es el médico especialista en enfermedades transmisibles»

En un trabajo más visible para la población general, el infectólogo es el médico especialista en enfermedades transmisibles, es decir, producidas por microorganismos: bacterias, virus, hongos o parásitos. Esta visión más especializada de las infecciones hace que pueda colaborar estrechamente con cualquier otro especialista, asesorando en cuanto a la mejor opción de tratamiento para patologías infecciosas, que pueden aparecer en el ejercicio de cualquier especialidad. Así, es frecuente que un urólogo se enfrente a un paciente con infecciones urinarias de repetición, un traumatólogo a una osteomielitis o una infección articular, un ginecólogo a candidiasis vaginales de repetición, o un dermatólogo a cualquier infección de transmisión sexual. En estos casos (y otros parecidos) la colaboración con el infectólogo puede facilitar el tratamiento y la mejoría del paciente.

«La colaboración entre especialidades a través de la figura del infectólogo puede facilitar el tratamiento y la mejoría del paciente»

Uno de los grandes retos a los que se enfrenta en este momento la Medicina es la aparición de microorganismos resistentes a muchos (en ocasiones a casi todos) de los antibióticos disponibles. Resulta fundamental en el manejo de este problema el uso adecuado y responsable de los antibióticos, para controlar la aparición de resistencias, y proteger así a los pacientes futuros de la invasión de las “superbacterias”, de las que tanto hablan últimamente los medios de comunicación. La Organización Mundial de la Salud y las sociedades científicas como la SEIMC han publicado documentos con recomendaciones en este sentido, dando así aún  más relevancia al trabajo del infectólogo.

«El reto actual de la infectología es fomentar el uso adecuado y responsable de los antibióticos, para controlar la aparición de resistencias»

fotorcreated

Dra. Rueda Benito

Medicina de Familia y Especialista en enfermedades infecciosas.

Cita Aquí

La cirugía artroscópica, por el Dr. Barrera

Barrera

Háblanos un poco de tí

Nacido en Gijón el 8-11-1971, realice mis estudios de  Medicina en la Universidad de Oviedo licenciándome en 1995. Posteriormente preparé el examen MIR y escogí la Especialidad de Cirugía Ortopédica y Traumatología (COT)  motivado por un accidente deportivo de futbol con 17 años del que me operé en este mismo Sanatorio Covadonga.

Realicé mi formación en el Hospital San Agustín de Avilés y en el momento actual trabajo en el Servicio de COT del  Hospital Valle del Nalón como Médico Adjunto además de en el Sanatorio Covadonga.

Pertenezco entre otras sociedades traumatológicas a la Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología y a la Asociación Española de Artroscopia y dado mis antecedentes como deportista, me encanta la patología deportiva y la cirugía de hombro, realizando de forma cotidiana esta cirugía de forma artroscópica no solo de hombro, sino también de  rodilla  y desde hace unos años de cadera.

Estas 3 articulaciones son frecuente motivo de consulta en nuestro medio actual debido en parte al auge del deporte a cualquier edad  en nuestra vida cotidiana.

¿Qué síntomas presentan los pacientes que acuden a tu consulta con problemas de hombro?

El hombro es una fuente frecuente de dolor a todos las edades estando motivado el mismo por distintas causas dependiendo de la edad (tendinopatías degenerativas), la actividad laboral (quienes levantan pesos o hacen actividades con los brazos por encima del nivel de la cabeza, como empapelado, construcción o pintura) o deportiva (deportes de raqueta, la natación, los deportes de lanzamiento y el levantamiento de pesas)  y en ocasiones sin una causa aparente.

«La tendinitis a menudo provoca dolor con acciones como peinarse, ponerse una chaqueta, meterse la camisa o dormir sobre el hombro o con el brazo sobre la cabeza.»

Esta patología puede provocar un dolor agudo con movimientos por encima de la cabeza que deberíamos evitar, o puede ser crónica con un dolor sordo que dura varios meses y  que irradia desde la parte frontal del hombro a la parte lateral del brazo.

anatonmia_del_hombro

Anatomía del hombro

También podemos encontrarnos con patologías como el hombro congelado o capsulitis adhesiva  secundarios a cuadros inflamatorios, medicamentosos o sin una etiología definida, que requieren de un importante y prolongado trabajo fisioterápico y que en  casos rebeldes pueden requerir manipulaciones o intervenciones quirúrgicas. O bien tendinitis calcificantes del manguito rotador sin una causa desencadenante y que en ocasiones son sumamente dolorosas.

¿Qué opciones terapéuticas tienen estas lesiones?

El tratamiento generalmente es no-quirúrgico.

«Consiste en  reposo  reduciendo o evitando la actividad desencadenante, medicamentos anti-inflamatorios, fisioterapia o infiltraciones con corticoides de acción retardada o  plasma rico en factores de crecimiento (PRP) y finalmente un tratamiento quirúrgico cuando el  tratamiento conservador después de varios meses no alivia el dolor.»

Actualmente la cirugía artroscópica ha superado claramente a la cirugía abierta tanto para las reparaciones del manguito rotador como para la cirugía de inestabilidad del hombro y  consiste en a través de pequeñas incisiones y con la ayuda de una cámara reparar las lesiones existentes en el hombro con un mejor postoperatorio en cuanto a duración, dolor y estética.

artroscopia_hombro_300_x_239

 

 

Esta artroscopia de hombro elimina el tejido inflamado o bursitis (bursectomía), además limar el posible gancho acromial (acromioplastia) ampliando de esta forma el espacio disponible para el deslizamiento del tendón del supraespinoso, y la sutura de dicho tendón si esta roto. El paciente esta ingresado 24h y requiere una rehabilitación postoperatoria hasta la resolución definitiva del cuadro.

 

Nos has hablado de la artroscopia de cadera como una técnica novedosa, ¿En qué consiste y quienes se pueden beneficiar de ella?

cadera6

 

La artroscopia de cadera ha surgido como una técnica artroscópica en gran auge en los últimos años pues aporta soluciones a patologías que antes no tenían tratamiento.

Se utiliza básicamente en pacientes jóvenes en los que la producción de un choque a través de  traumatismos mínimos repetidos entre el fémur y el cotilo (“choque o impingement femoroacetabular”) provoca una cascada de lesiones desde la lesión del labrum de la cadera, la  lesión del cartílago articular hasta la posterior evolución a una artrosis precoz, y que  además con esta intervención pretendemos evitar o  retrasar y con ello la posible prótesis de cadera.

«Con esta técnica se benefician sobre todo pacientes jóvenes que pueden retrasar en el futuro pasar por una intervención de prótesis de cadera.»

El tipo de paciente suele ser una persona joven entre 20-50 años , que hace deporte frecuentemente, con un dolor inguinal y en ocasiones glúteo que le limita su actividad cotidiana, en determinadas posturas, y deportiva . La utilización de esta técnica a través de 2-3 agujeros permite mejorar su calidad de vida y  retomar su vida cotidiana y  esa actividad deportiva con muy poca agresión quirúrgica y una rápida recuperación así como retrasar el deterioro articular de su cadera.

 

Para solicitar cita con el Dr. Barrera pincha aquí

 

Introducción a las Varices, por el Dr. Vallina Victorero

vallinavictorero

Dr.Vallina Victorero

El Dr. Vallina-Victorero es colaborador médico en el Sanatorio Covadonga

Es especialista en Angiología y Cirugía Vascular, Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valladolid y tiene importante formación en dirección y gestión de servicios sanitarios. Actualmente es profesor de Anatomía en la Escuela Universitaria de Enfermería de Gijón (Cabueñes) y ha publicado un total de seis capítulos escritos en libros de la especialidad y 28 trabajos científicos publicados, 6 en revistas internacionales.

Es secretario de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular y de su Patronato, presidente de la Sociedad Asturiana de Angiología y Cirugía Vascular, miembro de la Sociedad Norte de Angiología y Cirugía Vascular y de los Capítulos de Flebología, Diagnóstico Vascular y Cirugía Endovascular de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular.

¿Qué son las varices?

Las varices son dilataciones venosas, que ya no cumplen de forma adecuada su función de conseguir que la sangre retorne de forma eficaz al corazón; es decir, se trata de venas “enfermas”, aparte del componente antiestético.

 ¿Cuáles son las causas?

Las arterias llevan la sangre desde el corazón a todo organismo y las venas son las encargadas de su retorno gracias a que  poseen un sistema de válvulas semilunares, que ayudadas por mecanismos de bombeo muscular en las piernas vencen la gravedad,  facilitando la circulación sanguínea en sentido ascendente hasta el corazón.

Las venas son más elásticas  y su pared no tan fuerte como la de las arterias, por lo que su resistencia al paso de la sangre es menor, de tal manera que son capaces de distenderse y adaptarse a las variaciones de presión y volumen sanguíneo que circula a través de ellas.

La presencia de válvulas y bombas venosas competentes en las venas de los miembros inferiores determina el ascenso de la sangre contra la gravedad. Al caminar se  contraen los músculos  de la pantorrilla, ejerciendo una presión externa sobre la vena, que impulsará por ordeño a la sangre hacia arriba; sin embargo, la fuerza de la gravedad la empuja hacia abajo, siendo las válvulas citadas las que  evitan el reflujo, fragmentando la columna sanguínea con una especie de sistema de “compuertas”.

Cuando las válvulas están sometidas a altas presiones por periodos  prolongados, circunstancia denominada hipertensión venosa, que es debida a situaciones como embarazo, sobrepeso, mantenerse de pie por mucho tiempo, etc,  se produce una inflamación crónica que modifica su estructura y conduce a una alteración del cierre valvular. Estas válvulas pierden así, por lo tanto, su estanqueidad, se vuelven  incompetentes, y ocurre un “escape” de la sangre en sentido contrario al que debería ser; es decir, no se dirige hacia el corazón sino que vuelve hacia las piernas sobrecargando las venas. La incompetencia valvular puede ser primaria o también secundaria a procesos como una trombosis venosa profunda o un traumatismo, etc.

El resultado final de todas estas alteraciones es una acumulación excesiva de sangre en las venas, que comienzan a dilatarse, inflamarse y elevarse en la superficie cutánea produciendo las denominadas  varices.

Es una enfermedad con clara prevalencia femenina.

¿Por qué?

Hay estudios publicados con resultados dispares; sin embargo, de forma general podemos señalar que la cifra de mujeres que presentan venas varicosas visibles dobla a la de los hombres afectos de esta patología. Según el Libro Blanco de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular editado en 2011, se dan 52 nuevos casos por cada 1.000 personas y año en mujeres y los casos se reducen hasta los 39 por cada 1.000 personas y año en el caso de los hombres. Esto puede deberse a una serie de factores de riesgo que analizaremos más adelante, tales como la influencia hormonal, los embarazos, la toma de anticonceptivos etc.

Siempre asociamos las varices a los miembros inferiores, ¿En qué otras localizaciones pueden encontrarse?

Aunque en efecto da la impresión de que, cuando hablamos genéricamente de varices, siempre las asociamos a los miembros inferiores, lo cierto es que pueden aparecer en otros órganos o regiones anatómicas, como el esófago (varices esofágicas), región anal (hemorroides) o en los testículos (varicocele).

¿Cómo evoluciona la incidencia en función de la edad?

Los estudios demuestran una clara relación entre la presencia de venas varicosas  y el aumento de la edad, de tal manera que la proporción de afectados en el grupo de edad de 70 a 79 años es el doble que entre los que tienen de 40 a 49 años. Son datos, además, que parecen congruentes si los ponemos en relación con la acción de los factores causantes mantenida a lo largo de los años.

¿Cuál es la señal que determina que hay que acudir al médico?

Las varices son, en realidad, una manifestación de una enfermedad denominada Insuficiencia Venosa Crónica. Esta patología puede determinar la aparición gradual de un abanico de síntomas. Las primeras molestias podrían consistir en la aparición de la denominada “clínica ortostática”, es decir sensación de pesadez, edema o hinchazón, cansancio, calor, incluso calambres en las piernas, sobre todo a última hora del día y después de haber pasado mucho rato de pie o sentado. Ya en este momento es posible que se visualicen dilataciones varicosas que podrían progresar, aumentar en número y volumen con la evolución de la enfermedad. En los estadíos más avanzados aparecerían los trastornos tróficos, de la piel, tales como las pigmentaciones ocres, los endurecimientos de la piel, hipodermitis, esclerosis y finalmente las úlceras cutáneas. También debemos hacer referencia las “flebitis”, que consisten en la formación de un coágulo dentro de las varices dilatadas, acompañado de inflamación y en consecuencia dolor. Otra posible complicación es el sangrado de una variz, espontáneo o tras un traumatismo, denominado varicorragia; hay ciertos tipos de dilataciones venosas con una mayor tendencia a originarlo, por lo que sería interesante prevenir esta incidencia con el tratamiento oportuno.

Lo correcto sería que los pacientes acudiesen al médico con los primeros síntomas, las molestias que hemos denominados ortostáticas o las dilataciones incipientes, para establecer las medidas correctoras, con el objetivo de no alcanzar los estadíos finales de la enfermedad, que lesionan gravemente la calidad de vida. Se trataría, por ejemplo, de corregir el sobrepeso o el estreñimiento, realizar ejercicio, evitar la bipedestación o sedestación prolongadas etc., es decir, de promover una modificación de los hábitos de vida insanos hacia otros más saludables.

¿Factores de riesgo?

Entre los factores de riesgo más conocidos podemos destacar los siguientes:

La genética.

El que algún miembro de la familia padezca varices puede elevar el riesgo. De forma general podemos señalar que en torno a la mitad de los pacientes con varices tienen antecedentes familiares.

El sexo.

Con una propensión de padecer varices en las mujeres que multiplica por 2 o 3 a la de los varones

El embarazo.

Por la compresión que ejerce el feto sobre las venas abdominales que conducen la sangre de retorno procedente de las piernas. Estas varices habitualmente mejoran a lo largo del año siguiente al parto

La obesidad y el sobrepeso.

Por mecanismos compresivos y de sobrecarga en los miembros inferiores.

Estar de pie o sentado con las piernas cruzadas durante tiempo prolongado y sin realizar movimientos

Son situaciones ambas en que las venas tienen que trabajar mucho más para bombear la sangre al corazón.

La edad.

Por el debilitamiento del sistema valvular y el daño acumulado con los años

También podemos citar la ingesta de anticonceptivos orales, el antecedente de haber presentado una trombosis venosa profunda, la utilización de prendas de vestir muy ajustadas, el uso de calzado con tacón muy alto, el sedentarismo y la menopausia.

¿Existe una “cura” para las varices, es la intervención de varices una solución definitiva?

Las varices se “tratan” adecuadamente con cirugía en aquellos casos en los que esté indicada por un especialista en Angiología y Cirugía Vascular. La enfermedad que las causa, la Insuficiencia Venosa Crónica, no tiene en realidad “cura”, por lo que no sería apropiado emplear este término en el caso del tratamiento quirúrgico, o de otro tipo, de la patología varicosa. Podemos eliminar las varices, pero no “curar” la enfermedad.

¿Se pueden considerar las varices como una enfermedad crónica?

¿Cuál es su evolución si no se tratan?

La evolución de las varices es muy variable en las diferentes personas que las padecen. Si un paciente presenta varices moderadas y clínica ortostática leve, podría vivir perfectamente con esta patología, En el caso de los estadíos finales, ya señalados con anterioridad, fundamentalmente las ulceraciones cutáneas, también se podría “vivir” con esta patología, aunque resultaría muy difícil “convivir” con ella, ya que lesiona gravemente la calidad de vida por la necesidad de reposo, las posibles infecciones, las curas tópicas repetidas, en ocasiones dolorosas, etc. Son una manifestación de una enfermedad, la Insuficiencia Venosa Crónica, y progresiva, como ya hemos apuntado en diversas ocasiones.

En línea con todo lo apuntado, el tratamiento de las varices, quirúrgico o de otro tipo, estaría muy indicado para aliviar los síntomas, eliminar las dilataciones venosas y también para prevenir posibles complicaciones.

Solemos escuchar eso de que “las varices se reproducen”, ¿Qué hay de cierto en ello?

Es un comentario que se repite con cierta frecuencia: “Si te operan las varices, se reproducen y vuelven a salir”. Lo cierto es que con el tratamiento quirúrgico se consigue una eliminación o disminución muy significativa de la clínica, de las molestias que refiere el paciente en el momento de la indicación de la cirugía, así como la desaparición de las dilataciones varicosas. En realidad no es que las varices se reproduzcan; sin embargo, dada la cronicidad de la enfermedad que las causa, el paciente puede volver a presentar síntomas con cierta recurrencia, como una dilatación de las  venas previamente sanas, hasta el punto de generar varices donde antes no había debido a la progresión de la patología. Este último concepto lo denominamos recidiva y podría obligar a plantear un nuevo tratamiento quirúrgico o de otro tipo.

 

 

Dr. Manuel Javier Vallina-Victorero Vázquez

Si desea pedir cita pinche aquí