La cirugía artroscópica, por el Dr. Barrera

Share

Barrera

Háblanos un poco de tí

Nacido en Gijón el 8-11-1971, realice mis estudios de  Medicina en la Universidad de Oviedo licenciándome en 1995. Posteriormente preparé el examen MIR y escogí la Especialidad de Cirugía Ortopédica y Traumatología (COT)  motivado por un accidente deportivo de futbol con 17 años del que me operé en este mismo Sanatorio Covadonga.

Realicé mi formación en el Hospital San Agustín de Avilés y en el momento actual trabajo en el Servicio de COT del  Hospital Valle del Nalón como Médico Adjunto además de en el Sanatorio Covadonga.

Pertenezco entre otras sociedades traumatológicas a la Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología y a la Asociación Española de Artroscopia y dado mis antecedentes como deportista, me encanta la patología deportiva y la cirugía de hombro, realizando de forma cotidiana esta cirugía de forma artroscópica no solo de hombro, sino también de  rodilla  y desde hace unos años de cadera.

Estas 3 articulaciones son frecuente motivo de consulta en nuestro medio actual debido en parte al auge del deporte a cualquier edad  en nuestra vida cotidiana.

¿Qué síntomas presentan los pacientes que acuden a tu consulta con problemas de hombro?

El hombro es una fuente frecuente de dolor a todos las edades estando motivado el mismo por distintas causas dependiendo de la edad (tendinopatías degenerativas), la actividad laboral (quienes levantan pesos o hacen actividades con los brazos por encima del nivel de la cabeza, como empapelado, construcción o pintura) o deportiva (deportes de raqueta, la natación, los deportes de lanzamiento y el levantamiento de pesas)  y en ocasiones sin una causa aparente.

«La tendinitis a menudo provoca dolor con acciones como peinarse, ponerse una chaqueta, meterse la camisa o dormir sobre el hombro o con el brazo sobre la cabeza.»

Esta patología puede provocar un dolor agudo con movimientos por encima de la cabeza que deberíamos evitar, o puede ser crónica con un dolor sordo que dura varios meses y  que irradia desde la parte frontal del hombro a la parte lateral del brazo.

anatonmia_del_hombro

Anatomía del hombro

También podemos encontrarnos con patologías como el hombro congelado o capsulitis adhesiva  secundarios a cuadros inflamatorios, medicamentosos o sin una etiología definida, que requieren de un importante y prolongado trabajo fisioterápico y que en  casos rebeldes pueden requerir manipulaciones o intervenciones quirúrgicas. O bien tendinitis calcificantes del manguito rotador sin una causa desencadenante y que en ocasiones son sumamente dolorosas.

¿Qué opciones terapéuticas tienen estas lesiones?

El tratamiento generalmente es no-quirúrgico.

«Consiste en  reposo  reduciendo o evitando la actividad desencadenante, medicamentos anti-inflamatorios, fisioterapia o infiltraciones con corticoides de acción retardada o  plasma rico en factores de crecimiento (PRP) y finalmente un tratamiento quirúrgico cuando el  tratamiento conservador después de varios meses no alivia el dolor.»

Actualmente la cirugía artroscópica ha superado claramente a la cirugía abierta tanto para las reparaciones del manguito rotador como para la cirugía de inestabilidad del hombro y  consiste en a través de pequeñas incisiones y con la ayuda de una cámara reparar las lesiones existentes en el hombro con un mejor postoperatorio en cuanto a duración, dolor y estética.

artroscopia_hombro_300_x_239

 

 

Esta artroscopia de hombro elimina el tejido inflamado o bursitis (bursectomía), además limar el posible gancho acromial (acromioplastia) ampliando de esta forma el espacio disponible para el deslizamiento del tendón del supraespinoso, y la sutura de dicho tendón si esta roto. El paciente esta ingresado 24h y requiere una rehabilitación postoperatoria hasta la resolución definitiva del cuadro.

 

Nos has hablado de la artroscopia de cadera como una técnica novedosa, ¿En qué consiste y quienes se pueden beneficiar de ella?

cadera6

 

La artroscopia de cadera ha surgido como una técnica artroscópica en gran auge en los últimos años pues aporta soluciones a patologías que antes no tenían tratamiento.

Se utiliza básicamente en pacientes jóvenes en los que la producción de un choque a través de  traumatismos mínimos repetidos entre el fémur y el cotilo (“choque o impingement femoroacetabular”) provoca una cascada de lesiones desde la lesión del labrum de la cadera, la  lesión del cartílago articular hasta la posterior evolución a una artrosis precoz, y que  además con esta intervención pretendemos evitar o  retrasar y con ello la posible prótesis de cadera.

«Con esta técnica se benefician sobre todo pacientes jóvenes que pueden retrasar en el futuro pasar por una intervención de prótesis de cadera.»

El tipo de paciente suele ser una persona joven entre 20-50 años , que hace deporte frecuentemente, con un dolor inguinal y en ocasiones glúteo que le limita su actividad cotidiana, en determinadas posturas, y deportiva . La utilización de esta técnica a través de 2-3 agujeros permite mejorar su calidad de vida y  retomar su vida cotidiana y  esa actividad deportiva con muy poca agresión quirúrgica y una rápida recuperación así como retrasar el deterioro articular de su cadera.

 

Para solicitar cita con el Dr. Barrera pincha aquí

 

Share